Laboratorio Alimentario

    • Alimentos
    • Materias Primas
    • Estudios de Caducidad
    • Análisis de arenas de parques y de playas: microbiología y detección de huevos de parásitos
    • Análisis sensorial de alimentos
    Autorecogida:

    El laboratorio facilitará el material necesário, así como las instrucciones para que el cliente pueda proceder a recoger por si mismo la muestra

     

    word2Descargar instrucciones.doc

     

     

    • Utillajes
    • Superficies
    • Ambientes
    • Manipuladores de alimentos (Staphylococcus plasmocoagulasa positivo y Salmonella)
    Autorecogida:

    El laboratorio facilitará el material necesário, así como las instrucciones para que el cliente pueda proceder a recoger por si mismo la muestra

     

    word2Descargar instrucciones.doc

     

     

    • Histamina
    • Gluten
    • Ambientes
    • Micotoxinas
    Autorecogida:

    El laboratorio facilitará el material necesário, así como las instrucciones para que el cliente pueda proceder a recoger por si mismo la muestra

     

    word2Descargar instrucciones.doc

     

     

    El control de calidad del aire es un proceso clave en el sistema de calidad en las industrias farmacéuticas, puntos críticos en industrias agroalimentarias, así como en control higiénico de instalaciones de hospitales, clínicas y laboratorios.

     

    Este control tiene que responder a un nivel de exigencia creciente definido por regulaciones cada vez más estrictas.

     

    Laboratorios Altimir dispone de la solución completa, práctica y segura por el control de la contaminación ambiental con el mostreador de aire SAS IAQ. Es un estandar internacional en control microbiológico.

     

    Con el estudio de un volumen determinado de aire, dependiendo en cada caso de si se trata de zonas más o menos contaminadas se puede hacer un correcto control microbiológico de la contaminación ambiental y un posterior seguimiento de cada zona a estudiar.

     

    Contacte con nosotros para informarse. Hagamos presupuestos personalizados adaptados a las necesidades de cada local.

     

    La esterilización es una técnica de saneamiento preventivo para conseguir la asepsia, o sea, la destrucción de todos los microorganismos y sus formas de resistencia que puedan existir en la superficie o en el espesor de un objeto cualquiera. Obtiene como resultado la ausencia de todo germen vivo consiguiendo material estéril.

     

    Es un requisito previo imprescindible para asegurar que la utilización del instrumental quirúrgico o el empleado en cualquier procedimiento que suponga un contacto con sangre o tejidos humanos es seguro. Con ello se evita la transmisión de infecciones que pueden ser muy graves, como la hepatitis B o el SIDA.

     

    La esterilización se puede conseguir por diversos procedimientos, físicos o químicos, Uno de los más utilizados es el Autoclave o estufa de vapor, que emplea vapor de agua saturado calentado en recipiente cerrado para producir una elevación de temperatura y presión. Es imprescindible confirmar que la esterilización se ha realizado de una manera correcta y efectiva. Para ello se deben realizar controles del procedimiento.

     

    Laboratorios Altimir ofrece el control de esterilización mediante indicadores biológicos y por registro continuo de las temperaturas:

    • Los controles microbiológicos confirman si el proceso es capaz de alcanzar la pequeñísima probabilidad de supervivencia microbiana (10-6), considerada en toda la legislación internacional como garantía de esterilidad. Para ello utilizamos suspensiones de esporas en caldo de cultivo. Las esporas utilizadas son de Bacillus stearothermophilus, recomendadas para el control de la esterilización por vapor de agua. Laboratorios Altimir suministra al cliente ampollas de esporas herméticamente cerradas para que las coloque entre su material a esterilizar, en el lugar de más difícil acceso. Se realiza el autoclavado de la forma habitual y cuando termine se retornan las ampollas al laboratorio. En el laboratorio se incuban para comprobar que las esporas no son viables. Si no hay crecimiento, el proceso es correcto y el material es estéril. En caso contrario, el material no esta correctamente esterilizado y puede transmitir infecciones.
    • El registro continuo de temperatura consiste en introducir en el autoclave una sonda que registra la temperatura alcanzada a lo largo de todo el proceso. Cuando se termina el autoclavado se genera una gráfica de la evolución de la temperatura, con lo que se puede comprobar si se alcanza la adecuada (121ºC) durante los 15 minutos del proceso.

     

    La información obtenida es de gran utilidad para asegurar la seguridad de sus pacientes y de cara a las autoridades sanitarias, confirmar el cumplimiento de los requisitos sanitarios obligatorios.

     

     

     

    ACCESO RESULTADOS

     

     

    Descarga el catálogo

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies